Con el lema “Resiliencia, digitalización y sostenibilidad, las claves para la recuperación de la pyme catalana”, Fepime cierra su 4º Congreso

El IV Congreso de Fepime, que durante cuatro meses ha celebrado 22 encuentros con organizaciones empresariales sectoriales y territoriales, ha expuesto la relación de las principales necesidades de las pymes catalanas. La dificultad para captar y retener talento, la mejora de las relaciones con las administraciones públicas, la necesidad de ayudas, los procesos de digitalización, la sostenibilidad o la carencia de infraestructuras que mejoren la competitividad de las empresas, han estado presentes a todas las sesiones de trabajo.

El IV Congreso de Fepime, que durante cuatro meses ha celebrado 22 encuentros con organizaciones empresariales sectoriales y territoriales, ha expuesto la relación de las principales necesidades de las pymes catalanas. La dificultad para captar y retener talento, la mejora de las relaciones con las administraciones públicas, la necesidad de ayudas, los procesos de digitalización, la sostenibilidad o la carencia de infraestructuras que mejoren la competitividad de las empresas, han estado presentes a todas las sesiones de trabajo.

Al acto de conclusión la presidenta de Fepime, Maria Helena de Felipe, ha pedido que “microempresas y pymes se unen para ser competitivas e impulsar la economía”. En el mismo sentido, el presidente de Fomento, Josep Sánchez Llibre, ha avanzado que se implementará un plan de acción para fortalecer el tejido productivo y que las empresas incrementen su dimensión, con el objetivo de pasar de 8.000 a 20.000 el número de pymes con más de 50 trabajadores a el 2030. El presidente de Fomento, Josep Sánchez Llibre, ha pedido también la prórroga de los ERTE “mientras se alargue la crisis, continuarán siendo necesarios”; y la flexibilización de los créditos ICO concedidos durante la pandemia “dado el elevado endeudamiento de las empresas”.

De Felipe ha destacado la principal preocupación de los empresarios por la falta de personal cualificado y la desviación respecto a oferta laboral y demanda empresarial de profesionales. En todo caso, ha referido un dato positivo: “el curso 2020-2021 ha tenido un  17,4% más de nuevos alumnos de Formación Profesional. Puede ser empezamos a hacer bien algo”, ha dicho.

El nuevo secretario general del Departamento de Empresa y Trabajo de la Generalitat de Cataluña, Albert Castellanos, se ha comprometido a facilitar la gestión administrativa y la accesibilidad a los Fondos Next Generation para las petittes y medias emprendidas y la creación de una oficina de atención a las pymes.

El secretario general de Industria, Comercio y Turismo de España, Raül Blanco, ha mostrado las buenas perspectivas de la recuperación económica intensa que se prevé para los próximos meses, coincidente con la progresiva resolución de los Fondos europeos Next Generation.

Las conclusiones

1. Talento y Formación

Si al anterior Congrès (2018) el aspecto más recurrente ya fue la carencia de personal cualificado, en este 4.º Congreso este aspecto toma todavía más importancia y urgencia. Todo aquello relacionado con la dificultad para encontrar personal cualificado, las desviaciones entre oferta formativa y la oferta laboral de puestos de trabajo, en definitiva, la preocupación por la captación, gestión y retención del talento ha sido una necesidad recurrente en casi todos los encuentros empresariales de este Congreso.

La carencia de personal especializado ha evolucionado hacia una carencia de talento generalizado. Se necesita encontrar talento nuevo, jóvenes y expertos que acompañen a las empresas a llevar a cabo una  transformación digital y cultural.

La retención del talento en las zonas más despobladas se hace muy difícil debido al poder de atracción hacia ciudades más grandes que pueden ofrecer mejores condiciones y oportunidades.

La normativa de Formación Profesional continúa sin recoger las peticiones del tejido empresarial y de este modo la formación de los estudiantes no se adecua a las necesidades del mercado. La industria es muy poco atractiva por los jóvenes y la Formación Profesional no está resolviendo con eficacia la carencia de calificaciones necesarias para las empresas. No hay vocación para aprender determinadas profesiones y oficios, el que compuerta que determinados perfiles y profesiones no encuentren la mano de obra necesaria para continuar con su actividad.

La formación es clave por la evolución del tejido productivo, pero sin redefinir los contenidos curriculares de la formación, alineándolos a los diferentes sectores  industriales se continuará hablando de la misma carencia y la brecha cada vez se hará más grande. Se ha perdido la figura del aprendiz, básica porque los jóvenes se conviertan en los operarios calificados del futuro.

2. Relación con las Administraciones Públicas

La situación de pandemia vivida durante el año 2020, con muchas restricciones a la actividad empresarial, así como los retos futuros de reactivación económica y reconstrucción, han evidenciado, todavía más, la importancia de una necesaria comunicación y cooperación con las administraciones públicas a todos los niveles.

La toma de decisiones durante la pandemia, con un diálogo insuficiente con los agentes sociales, ha ocasionado errores y desconcierto que se podrían haber evitado.

Se requiere que las administraciones y los políticos tengan en cuenta a las empresas, las patronales y los sindicatos en la hora de tomar las decisiones, con el fin de establecer uno coliderazgo efectivo para potenciar la competitividad de Cataluña.

El sector empresarial reclama una colaboración publico privada real y efectiva para dar respuesta en las necesidades y carencias de las pymes

Desarrollar una administración ágil y eficiente, adaptada a las nuevas tecnologías, que garantice una mejor comunicación con las empresas.

3. Ayudas

La crisis sanitaria que vivimos desde febrero del 2020 ha condicionado la actividad empresarial, derivando en una crisis económica que se continúa alargando con muchas medidas restrictivas que se han ido aplicando con el objetivo de evitar la propagación de la enfermedad. Esto ha supuesto para  las pymes de determinados sectores una situación extrema que ha generado pérdidas que están poniendo en riesgo la continuidad y la supervivencia de muchos negocios.

Las empresas necesitan ayudas directas, no préstamos, que se los ayuden a resolver los problemas de solvencia.

Se piden ayudas que estén a la altura de las necesidades y las pérdidas que tuvieron las empresas, en especial, ayudas directas a los sectores más afectados.

Se necesitan ayudas reales, inmediatas y directas a las empresas, como la reducción o exención de impuestos, incentivos económicos, el alargamiento de los ERTOS y de los créditos ICO.

Las medidas de contención adoptadas han estado insuficientes, en especial las dirigidas a las pymes y micropymes.

Existe cierto excepticisme respecto a los fondos europeos de recuperación debido a la falta de un interlocutor o representante claro que garantice que la distribución se hará de forma ordenada y dando respuesta a las necesidades de las empresas que generan puestos de trabajo.

La mejor manera de incrementar los ingresos fiscales es apoyar a un crecimiento sólido, con estímulos fuertes y sostenidos a las empresas.

4. Digitalización

La digitalización ha seguido presente en todas las sesiones del Congreso con la diferencia que en el 2018 el debate se centraba en la necesidad de que las pymes entraran en lo mi digital para garantizar su viabilidad  y en esta edición, gracias a la aceleración del procesos de digitalización motivados por la pandemia, el debate ha derivado hacia la necesidad de un acompañamiento más especialidad.

Es importante continuar y profundizar en la tarea de divulgación de herramientas digitales y enseñar como estas pueden ayudar a aumentar la productividad y la eficacia de las empresas al mismo tiempo que reducir los costes y mejorar la actividad y funcionamiento general de las empresas.

5. Sostenibilidad

Uno de los objetivos principales de la política europea es la sostenibilidad, con el fin de crecer de forma compatible con la protección del medio ambiente y la mitigación de los efectos del cambio climático. Las pymes en este Congreso han manifestado la necesidad de afrontar este reto teniendo en cuenta las tres variables de la sostenibilidad: económica-ambiental, social y reguladora.

La creación de impuestos verdes tiene que ir acompañada otras medidas dirigidas a activar conductas medioambientales adecuadas sin provocar una pérdida de competitividad.

Se tiene que garantizar que todos los cambios y avances en materia de economía circular sean accesibles para las pymes. Las ayudas dirigidas específicamente a este desarrollo sostenible y a la adopción de las nuevas tecnologías también tienen que estar pensados para las micro y pequeñas empresas porque tengan opciones a acceder.

Para facilitar la transición verde, se tienen que garantizar las infraestructuras necesarias para llevarla a cabo.

6. Otros temas

  1. Potenciar la industria como motor económico del país.
  2. La crisis derivada de la pandemia se nota mucho en el incremento de los precios (sobre todo del transporte y materias primas) y en el aplazamiento del suministro de las mercancías.
  3. La pandemia también ha puesto de manifiesto la importancia de ser capaces de auto proveerse por no depender de terceros.
  4. La falta de suelo industrial de gran formato porque las empresas que quieran crecer, no tengan que marchar del territorio y también para atraer nuevas industrias que ayuden a menguar el proceso de despoblación que sufren
  5. determinadas comarcas.
  6. Se lamenta la carencia de inversiones por parte de las administraciones para la mejora de las infraestructuras, especialmente las relacionadas con el transporte y las comunicaciones. Esta situación no solo resta competitividad a las
  7. empresas de la zonas más despobladas, sino que también limita sus posibilidades de crecer y desarrollarse.
  8. Si las infraestructuras mejoraran sería más fácil que las empresas industriales se instalaran en las comarcas más periféricas y, de retruque, tendrían más capacidad para retener talento.
  9. La oportunidad que supone la Ley de las APEUs para promocionar y mejorar, las condiciones de los polígonos industriales con un modelo basado en la colaboración publicoprivada.
  10. La carencia de inversión en maquinaria y en la reindustrialización y las dificultades burocráticas en la hora de proponer y montar nuevas industrias.
  11. Las ayudas para desarrollar Y+D se dan con más facilitado que las dirigidas a renovar instalaciones y estas también son necesarias
  12. A los esos comerciales en las ciudades muchas tiendas y comercios están cerrando, dejando grandes locales vacíos que no se volverán a abrir. Para combatir este cierre se necesita un compromiso político de los ayuntamientos por no vaciar
  13. las calles. Es importante que los talleres y las empresas vuelvan para crear un entorno agradable en la ciudad, puesto que este siempre ha sido un motor desarrollador importante y significa un atractivo más de nuestras ciudades
  14. Se consideró que la Ley de las APEUS aprobada por el Parlamento de Cataluña es una buena herramienta porque técnicos preparados planifiquen la adecuación de los entornos de los esos comerciales con el fin de que sean más sostenibles.
  15. Se tiene que buscar un punto de equilibrio con apoyo en la digitalización pero también a mejorar el comercio físico o la gestión dentro del comercio. Con la Covid, el proceso de transformación digital del sector aumentó, pero el comercio no es únicamente digital y las tiendas físicas también necesitan poder acceder a subvenciones y ayudas para salirse adelante.

 

Las sesiones de trabajo se iniciaron con la Asociación Empresarial de lo Hospitalet y bajo Llobregat el 23 de febrero y el último encuentro tuvo lugar el 25 de mayo con la Agrupación Española del Género de Punto y lo Cluster Català de la Moda – Modacc. Por parte de Fepime Cataluña, el equipo de trabajo a lo largo de los cuatro meses de congreso ha sido el mismo para poder tener una visión global de las inquietudes de cada sector y territorio y ha sido encabezado por Maria Helena de Felipe, presidenta; César Sánchez, secretario general y Natalia Noemí Baldan del departamento laboral.