De la Memoria 2018 de la patronal catalana destaca el 3º Congreso de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña; la elaboración del 2º Informe de la Situación Económica y Laboral de la Pyme Catalana y la participación activa en la firma del Acuerdo Interprofesional de Cataluña, entre otros.

Fepime Catalunya ha celebrado este martes la Asamblea General en la que se han aprobado las cuentas de la entidad correspondientes al 2018, y también el presupuesto para el ejercicio en curso, el 2019.  Además, la presidenta de la organización, María Helena de Felipe y el secretario general, César Sánchez, han presentado la Memoria de actividades de 2018.

Entre las actividades más relevantes de Fepime del último ejercicio destaca especialmente el 3er Congreso de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña con la celebración de 22 encuentros con organizaciones sectoriales y territoriales para conocer de primera mano sus necesidades y preocupaciones.

El congreso se cerró con un acto oficial de clausura en el que se dieron a conocer las principales conclusiones entre las que destacan la falta de personal cualificado en la mayoría de sectores; la lentitud que suponen las gestiones administrativas en todos los ámbitos y las ineficaces infraestructuras que impiden mejorar la competitividad de las empresas, sobre todo las relacionadas con el transporte y con las telecomunicaciones.

Unas preocupaciones que también aparecieron en 2º Informe de la Situación Económica y Laboral de la Pyme Catalana elaborado por Fepime Catalunya.

Precisamente con el objetivo de encontrar soluciones a los requerimientos de la pyme catalana, Fepime se ha reunido a lo largo del último año con representantes políticos de todas las formaciones y diferentes instituciones.

También durante 2018 se constituyó la nueva Junta Directiva de Fepime Catalunya, ratificando a María Helena de Felipe como presidenta con el aval mayoritario de las organizaciones.

Entre los hitos más relevantes de los que ha formado parte Fepime durante el último año hay que resaltar la firma del Acuerdo Interprofesional de Cataluña 2018-2020, que apoyaron patronatos, sindicatos y gobierno. Y también la declaración conjunta para el desarrollo de la Ley 10/2015 de Formación y Cualificaciones Profesionales, una asignatura pendiente que impacta negativamente en la competitividad de las empresas.